Cuando se aprobó el Estatut estaba yo casualmente en Barcelona y tuve un subidón…

Cuando se aprobó el Estatut estaba yo casualmente en Barcelona y tuve un subidón. Días después me llegó el texto a mi despacho y sufrí un doble cabreo: con Zapatero por idiota, por decir que iba a aprobar “lo que enviaran”, y con Maragall ¡¡compañero de partido, caramba!! por enviar algo inaceptable por inconstitucional. Pensé: la tenemos armada. Y armada la tenemos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s