EL JUEGO

Te toca, Clotilde —exclamó Luisa al terminar Ana su historia.
—A ver… el día que metí la pata hasta el fondo… Sí, yo lo tengo clarísimo. Fue en tercero de BUP. ¿Os acordáis de Óscar?
—¿Oscar, el granos? Claro que sí, estaba loco por ti.
—Ja, ja, babeando lo tenía.
—Recuerdo que estabas hasta el gorro de él. Ya no sabías qué hacer para que te dejara en paz —comentó Ana.
—Sí, en parte sí. Pero solo en parte… Me divertía su obsesión. Bueno, pues veréis: resulta que el tío pesado no paraba de pedirme una foto. Y yo, que suponía para qué la quería, me hacía… no sé. En fin, que… La verdad, chicas, que me excitaba, me excitaba imaginárlo en su cama o en su cuarto de baño mirando mi foto y pajeándose como un loco.
—Qué asco. A mí me habría dado un asco horrible —Luisa era envidiosa e intransigente, y solo veía el lado negativo de todo.
—Eres tremenda Cloty, me encantas. ¿Se la diste? —Ana era cándida y comprensiva, y siempre veía el lado positivo de todo.
—Sí. Me hice una foto desnuda, le corté la cabeza y se la di.
—¿¡Desnuda del todo, del todo!?
—Claro Luisa, ya puestos… Además, sin la cabeza quién podía reconocerme…
—Qué tía. Se volveria loco, porque tú ya por entonces tenías unos buenos melones…
—Pues sí, Ana. No os acordaréis pero fueron unos días en que no se le quitaba la sonrisa de la cara. Pero al cabo de un tiempo pedía más…
—Era de esperar, pedía la cara…
—Excto. Y eso no iba a dárselo, que tonta no soy; pero le dije que si venía bajo mi ventana a eso de las once de la noche, le tiraría algo mío muy íntimo, muy muy íntimo.
—¿Un pañuelo?
—No seas tonta, ¿cómo iba a ser un pañuelo? ¿Qué era Cloty?
—Mis bragas usadas.
—¡Ex!
—¡Oh! ¿Y lo hiciste?
—Sí. Hice más que eso. Estuve esperando hasta que oí el rechinar de la verja del jardín, me quité la camisa del pijama, abrí la ventana, lancé mis bragas y lugo me asomé procurando mostrar todo mi torso desnudo… al tiempo de ver a mi padre -que llegaba de viaje sin avisar- mirándome con cara de asombro mientras, con la mano que le dejaba libre su maleta, retiraba mis braguitas usadas de su abundante cabellera gris.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s