UN TIPO INSIGNIFICANTE EN MI CAMA

 

 

Al despertarme vi a ese pequeño hombrecillo a mi lado. Mi cabeza estallaba. Me incliné hacia él para ver su cara. Ni idea. La noche había empezado en un mejicano. ¿Cuántas margaritas fueron?, dos, tres, quizá cuatro. Luego aquella fiesta privada en el piso de Pintor Rosales, la terraza sobre la Casa de Campo, gente guapa… todo muy borroso… ¿Y este pequeñajo… ? Ni idea. Me levanté sigilosamente, fui a la ducha, volví envuelta en mi tohalla a lo MM, me hice un café y me lo fui tomando a pequeños sorbos mientras, pensativa, contemplaba esa cabeza oscura, esa pequeña espalda. No le oía respirar. Me acerqué alarmada, lo zarandeé ligeramente, abrió los ojos, me miró, sonrió. Sus dientes amarillos me llamaron la atención. Se incorporó un poco y musitó: Teresa, amor mío, soy feliz, ha sido la noche más dichosa de mi vida. En ese momento me juré no volver a tomar una sola margarita más en todos años que me quedaran por vivir.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s